EJERCICIOS KEGEL PARA MEJORAR TU SUELO PÉLVICO

EJERCICIOS KEGEL PARA MEJORAR TU SUELO PELVICO

Ejercicios Kegel para mejorar tu suelo pélvico

Los ejercicios del suelo pélvico (también conocidos como ejercicios de Kegel) son vitales para la rutina de ejercicios y se pueden realizar de forma discreta en cualquier momento y en cualquier lugar.

Estos ejercicios ayudan a aumentar el control sobre la vejiga y el intestino y fortalecen el suelo pélvico que sostiene la vejiga, el útero y el intestino.

Es por eso que es muy importante mantener el suelo pélvico en buen estado de funcionamiento en cualquier etapa de la vida.

Diversas circunstancias como el envejecimiento, los partos complicados o de fetos grandes, o situaciones que producen un aumento de la presión intra-abdominal como la obesidad, la tos crónica, trabajos con levantamiento de cargas o el estreñimiento, pueden debilitar la estructura provocando problemas como por ejemplo la incontinencia de esfuerzo.

Fueron creados en la década de los años 40 por el médico ginecólogo Arnold Kegel para prevenir y solucionar la incontinencia urinaria en mujeres tras el parto. Pero, poco a poco, se fue descubriendo que los ejercicios de Kegel podían servir para mucho más que para tratar la incontinencia urinaria.

Trabajar el suelo pélvico nos permiten un mayor control de esta musculatura que deriva en una mejora en la función de sostén de las vísceras y en una mejora de la función sexual.

 

¿Cómo se realizan los ejercicios?

Los ejercicios de Kegel son suaves pero muy eficaces para tratar un suelo pélvico débil. Son muy fáciles de hacer y los puedes realizar en cualquier lugar y en cualquier momento ya que no requieren un movimiento visible del cuerpo.

Hay un par de métodos diferentes de ejercicios de Kegel:

– Ejercicios lentos, donde los músculos se tensan durante 10 segundos antes de relajarse
– Ejercicios rápidos, donde los músculos se tensan rápidamente y luego se relajan

Los ejercicios de Kegel se pueden hacer diariamente siguiendo estos cuatro simples pasos:

PASO 1: Siéntate, ponte de pie o acuéstate con las piernas separadas y relaja los muslos, los glúteos y los músculos del abdomen. Para comenzar los puedes realizar tumbado para evitar la fuerza de la gravedad.

 

PASO 2:

Ejercicios lentos
Aprieta los músculos de tu vagina. Mantenlos apretados tan fuerte como puedas alrededor de 10 segundos y después relaja. Debes respirar con normalidad. No contengas la respiración mientras estás en la fase de contracción. No aprietes los glúteos, ni el abdomen ni las piernas, únicamente los músculos pélvicos. Realiza 10 repeticiones.

 

PASO 3:

Ejercios rápidos
Trata de apretar los músculos del suelo pélvico lo más rápido que puedas. Realizar series de 10 repeticiones . Con el paso del tiempo, intenta llegar a las 30 repeticiones cada vez que hagas las contracciones rápidas. Realiza 10 repeticiones.

 

PASO 4 – Repite estos ejercicios unas 3 veces todos los días.

 

¿Cuáles son los beneficios de realizar los ejercicios Kegel?

Los ejercicios del suelo pélvico no precisan para su realización de preparación física especial y se pueden realizar en cualquier lugar y casi en cualquier situación. Los beneficios de realizar estos ejercicios de manera regular son muchos. Estos ejercicios te ayudarán por ejemplo a:

  • mejorar tu control sobre la función de la vejiga y el intestino evitando así la incontinencia urinaria o fecal
  • reducir el riesgo de prolapso
  • soportar el peso extra del embarazo
  • tener una mejor recuperación del parto y la cirugía
  • recuperarse mejor tras una cirugía de próstata en caso de los hombres
  • aumentar la sensación sexual y potencial orgásmico
  • aumentar la confianza social y la calidad de vida

Si estás embarazada o te estás recuperando del parto, estos ejercicios te serán de gran ayuda pero es recomendable que consultes siempre a tu médico, matrona  o fisioterapeuta antes de realizarlos.

Como verás, los ejercicios Kegel no te llevarán mucho tiempo ni te supondrán gran esfuerzo. Lo importante es que seas constante y que los mantengas en el tiempo, para que puedas disfrutar de sus beneficios.

A medida que cumplas años, verás cómo te han ayudado a prevenir la incontinencia urinaria que muchas mujeres padecen en la edad madura.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *