PESARIOS PARA PROLAPSO DEL SUELO PÉLVICO Dr. ARABIN

Pesarios

¿Qué es un pesario uterino y para qué se utiliza?

Un pesario uterino es un dispositivo médico blando y flexible que se coloca en la vagina para ayudar a sostener la vejiga, la vagina, el útero y/o el recto en caso de prolapso.

Los pesarios se fabrican en muchas formas y tamaños diferentes según su finalidad y suelen estar fabricados en silicona de uso médico.

Los pesarios se utilizan con la finalidad de aliviar los síntomas del prolapso de órganos pélvicos y, a veces, la incontinencia evitando así una intervención quirúrgica.

No se tiene constancia precisa del momento en que se usaron los pesarios por primera vez, pero existen documentos que indican que ya se utilizaban en la época romana.

Los primeros pesarios estaban fabricados en piedra, madera y esponja y durante el siglo XIX se utilizaron pesarios de oro, plata, bronce y cobre.

 

¿Qué es un prolapso?

La pelvis se encuentra en la parte inferior de tu vientre, por debajo del ombligo y entre tus caderas. Hay muchos órganos en este espacio tan estrecho: la vejiga, el cuello uterino, los intestinos, el recto, la uretra, el útero y la vagina.

A veces, la musculatura pélvica y otros tipos de tejido que mantienen estos órganos en su lugar se estiran, se debilitan o se desgarran. Cuando eso sucede, los órganos de la pelvis  pueden descender por debajo de donde deberían estar. Ésto se llama prolapso.

 

¿Qué tipos de prolapsos hay?

Los prolapsos dependen del órgano que desciende y su posición, y por ello encontramos diferentes tipos:

  • Cistocele – cuando la vejiga cae desde su lugar habitual creando un bulto en la vagina.

Al descender la vejiga, la nueva posición de ésta, impide que se vacíe por completo de orina, provocando irritación y espasmos que pueden ocasionar incontinencia de urgencia o de esfuerzo.

  • Prolapso uterino – cuando el útero desciende de su lugar y cae sobre la vagina.

Cuando aparece un prolapso uterino a menudo se tiene una sensación de pesadez en la pelvis, como si estuvieses sentada sobre una pelota pequeña. También puede acompañarse de dolor de espalda y, en casos graves, protrusión en la abertura vaginal. Este tipo de prolapsos puede causar relaciones sexuales difíciles o dolorosas.

  • Rectocele – este prolapso sucede cuando el recto se cae de su lugar creando protuberancias dentro o fuera de la vagina.

Aquellos que sufren de prolapso rectal tienen una sensación de abultamiento en forma de “S” en la vagina donde se acumulan las heces, en forma de bolsa, creando el prolapso. Este prolapso puede provocar que relaciones sexuales sean dolorosas

  • Prolapso de la bóveda vaginal con enterocele – la vagina y el intestino delgado se caen de su lugar normal creando bultos en la vagina.

Las pacientes con este tipo de prolapso también suelen tener relaciones sexuales dolorosas o molestas.

 

¿Cuáles son las causas?

La mitad de las mujeres con edades comprendidas entre los 50 y 79 tienen al menos un leve prolapso de órganos pélvicos (POP). No siempre se notan los síntomas, así que  podrían tenerlo y no saberlo. Los hombres, aunque en mucha menos proporción también pueden sufrir prolapsos.

Las causas más comunes del prolapso son el parto, la pérdida de hormonas en la menopausia, el sobrepeso y las enfermedades crónicas que crean una gran presión dentro del abdomen (como la tos crónica).

El prolapso es muy común en mujeres que han tenido partos vaginales difíciles. Pero también las mujeres que se han sometido a cesáreas pueden desarrollar debilidad de la pared vaginal. Ésto se debe a las hormonas del embarazo ya que permiten que los tejidos se estiren más allá de los límites. El peso del útero durante el embarazo también puede ser una causa de un prolapso. También puede empeorar por la pérdida del tono muscular muy asociado al envejecimiento.

 

¿Qué modelos de pesario existen?

Tal como ya hemos comentado existen diferentes tipos de pesario uterino, con formas y medidas variadas para un ajuste perfecto a cada paciente.

El éxito de la terapia depende de la correcta elección del pesario, del tamaño adecuado y de la correcta colocación. Por ello debe ser un especialista en suelo pélvico el que te puede indicar el pesario necesario para tu caso concreto.

El pesario estará bien colocado y la medida será la correcta si no lo notas cuando lo llevas puesto, si te sientes cómoda con él, si cuando te agachas no cae, si no te molesta al ir al baño, en definitiva, cuando te olvidas que lo llevas colocado.

Los pesarios de la conocida y prestigiosa marca alemana Dr. Arabin abarcan un gran abanico de posibilidades para poder cubrir las diferentes patologÍas.

 

¿Cuáles son los pesarios Dr. Arabin más usados?

El pesario más conocido y común es el pesario uterino anillo. Este pesario está indicado para prolapso moderado y para una incontinencia leve. Además puede prevenir el desarrollo de una incontinencia de esfuerzo, al dar soporte a la uretra.

En el mercado también existen otros modelos de pesarioscomo pueden ser por ejemplo el pesario Cubo perforado. Diseñado para prolapsos uterinos y vaginales  de diferente grado. Este pesariose adhiere a la pared vaginal consiguiendo el efecto de vacío y de esta manera el pesario cúbico está indicado para los casos con suelo pelviano débil o inadecuado para un pesario anillo. Los pesarios cúbicos están también indicados en aquellas pacientes con retracciones cicatriciales y pacientes con problemas urinarios o de relaciones sexuales. A diferencia del resto de pesarios, el pesario cubo debe retirarse antes de ir a dormir y volver a colocarse a la mañana siguiente al levantarse.

Otro modelo muy habitual de pesario es el pesario uretral. Este tipo de pesario está específicamente diseñado para pacientes con incontinencia de esfuerzo porque la cabeza del pesario eleva y empuja la uretra para evitar la incontinencia.

El pesario cerclaje o cervical es una alternativa al cierre cervical con sutura en el caso de una debilidad muscular en el cuello uterino. El pesario cerclaje o cervical ha sido diseñado para mujeres embarazadas con el fin de sostener el cuello uterino y evitar un parto prematuro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *